admin

El Belén Navideño

Montar el Belén es una de las tradiciones mas antiguas que se realizan en los hogares españoles, así que, te contamos más sobre esta práctica tan extendida.

El origen de esta decoración cristiana es la representación del nacimiento del Niño Jesús en el pesebre, además de la adoración del niño por los ciudadanos del pueblo de Jerusalén y de la llegada de los Reyes Magos.

La primera representación del nacimiento de Cristo tuvo lugar una Nochebuena allá por el año 1223 de la mano de San Francisco de Asís, que decidió reproducir la tradición cristiana en una cueva próxima a la ermita de Greccio, en Italia. Esta celebración tuvo mucho éxito y consiguió muchos seguidores, por lo que a partir del siglo XV se extendió la costumbre del Belén y en 1465 se fundó en París la primera empresa que fabricaba figuras para el Belén.

A Italia le siguió España y la tradición se fue trasladando posteriormente al resto de Europa y América Latina. En España el encargado de introducir esta costumbre fue el rey Carlos III, que había sido rey de Nápoles antes de convertirse en rey de España, así pues a su traslado, trajo consigo esta tradición cristiana.

Hoy en día, existen muchas variaciones de esta decoración, sin embargo, es suficiente con que nuestro Belén incluya las siguientes figuras: Jesús, María y José en un pesebre, o en un establo, con la estrella que guió a los Reyes Magos al nacimiento y, además, una mula y un buey.

Para lo más fanáticos, y para los que más espacio tengan para dedicar a esta decoración, existen innumerables figuras para hacer el Belén tan grande como se quiera, añadiendo todo tipo de personajes (el ángel, los Reyes Magos, los pastorcillos…), animales (ovejas, gallinas…) casas, objetos, etc. Puedes emular también ríos, pastos, puentes…

A día de hoy puedes encontrar todas las figuritas en cualquier gran superficie, en tiendas especializadas o en puestos navideños, en los que prima la artesanía y la calidad.

Compartir

Deja un comentario

Ingresar código de seguridad *